jueves, 29 de agosto de 2013

Beneficio de Salas Cuna: ¡Las mamás queremos estar con nuestros bebés!




Es así de sencillo: las mamás queremos cuidar nosotras mismas a nuestros bebés, ¿hay algo de raro en ello? Y lo más importante de anotar:  no creo que exista ningún bebé sobre la faz de la tierra que no quiera y necesite primordialmente estar con su madre.  Qué es lo raro en esta escena? La escena rara para mí es un bebé en una guardería.

Hace algunos días han anunciado con bombos y platillos en Chile que se amplía el beneficio laboral que existe en relación al derecho de Salas Cuna.  Este beneficio (si así puede llamarse) se remite a que cada empresa que tenga más de 20 trabajadoras mujeres, debe proveer de salas cuna para que ellas puedan dejar a sus hijos mientras trabajan.  La gran noticia que nos dan hoy es que ahora todas las empresas, ahora incluso las que tienen menos de 20 trabajadoras, deberán proveer salas cunas para sus trabajadoras.  La mejor parte es que el dinero para costear este beneficio provendrá del seguro de cesantía que cada trabajador y empresa debe costear, es decir se verá reducido este ítem, por lo que en caso de cesantía el fondo tendrá menos dinero.  Eso contado de manera simple.

Según explicaron las autoridades la iniciativa tiene como objetivo aumentar la fuerza laboral femenina y equilibrar la igualdad de género en el mercado laboral. Bravo.  Todas las medidas que se toman a nivel laboral siempre están orientadas al bienestar de los seres humanos, claro en este caso existe una salvedad, no se pensó en absoluto el bienestar de los bebés, ni tampoco en la salud mental de las madres, si no que en engrosar la fuerza laboral femenina y como si fuera poco equilibrar la igualdad de género en el mercado laboral. Bravo. Estos últimos beneficios son de lo más importante, tanto que su importancia sobrepasa a la importancia de la salud primaria de seres humanos. 

Cada día salen a la luz más y más evidencias de la necesidad primordial del contacto piel a piel en nosotros los seres humanos, sobre todo en nuestros primeros años de vida.  Los canguros llevan en su bolsa a su cría hasta que su gestación exterior o exterogestación está completa y es capaz de alejarse de su madre por su cuenta. Nosotros somos parecidos a los canguros:  los bebés humanos nacen también inmaduros. Es más,  los bebés humanos siguen siendo en realidad más desvalidos que las crías de cualquier otra especie, su cerebro sigue su maduración durante mucho tiempo después de su nacimiento.  Y en este proceso es de fundamental importancia la madre.   Aunque el nacimiento puede ser visto como una separación de la madre y el bebé, los bebés necesitan primordialmente  estar en contacto constante con el cuerpo de sus madres después del nacimiento y durante sus primeros años de vida. Este período de gestación exterior tiene que ser respetado ya que no es sólo una cuestión sentimental, sino una cuestión con un impacto profundo en el desarrollo físico, emocional y psicológico del niño. Y por supuesto también de la madre quien por naturaleza tiene todo su cerebro y su ser orientado a cuidar a su cría, difícilmente puede hacerse cargo de otros trabajos.

En Chile hemos obtenido bastante con la ampliación del permiso postnatal de las 12 semanas que teníamos hasta hace 2 años, a las 24 semanas que tenemos en la actualidad.  En comparación con muchos países estamos viviendo un postnatal de lujo.  Pero esto no es precisamente un lujo.  La salud y los procesos de los bebés y de las mujeres no tienen fecha límite de 24 semanas, es decir no es que el proceso del embarazo y el nacimiento de un hijo se acaba de un día para el otro, lo insertas a él en lo que nuestra cultura considera que es lo normal y te insertas tu en tu vida normal y ya está.  No señores, los humanos somos de procesos complejos.  Las guarderías no son lugares para el óptimo cuidado de un bebé, ni por más buena voluntad de la funcionaria que cuida a 5 o más bebés.  Las guarderías son solo lugares funcionales que permiten que los padres puedan seguir trabajando, son lugares para que el “importante” mercado laboral no pierda sus trabajadoras y su producción.  Son lugares para que nadie pierda ni su trabajo ni su producción,  pero no son lugares para los niños porque ellos son los únicos que pierden.

Las guarderías, como muchas de los aspectos de nuestra sociedad, parecen ser maravillosos lugares, pero tan solo son lugares fríos donde no hay abrazos ni calor humano honesto de verdad.  Las madres queremos que sea así para poder seguir adelante. Todo nuestro entorno se empeña en decir que claro es el mejor lugar para que el niño se haga independiente y sociabilice, incluso a meses de su vida. Pero no, todas las madres sabemos que esto no es así, sabemos de sobra lo que queremos y lo que quieren nuestros hijos.  Es duro pero es cierto. 

Y no es que esté en contra de que la mujer trabaje, ni tampoco que no tenga conciencia de que hay muchísimas mujeres que no tienen otra opción que dejar a sus niños y salir a trabajar.  Lo sé y lo he sentido en carne propia.  A lo que quiero aludir en este escrito no es a la mujer que trabaja y que tiene ya suficiente culpa y dolor por hacerlo y no poder hacer caso a su instinto y su ser.  Lo que quiero es por lo menos que tomemos conciencia es que no es que nosotras estemos falladas por tener la maternidad en nuestra esencia, o porque nos quedamos embarazadas o porque queremos con todo nuestro corazón estar con nuestras crías. No, no somos nosotras, es el famoso mercado laboral el que no se adecúa a las necesidades primordiales y humanas.  Es este sistema el que tiene la falla de no ser flexible, de ser estático y estricto y de solo pensar en su único beneficio y de encima aprovecharse de la necesidad y de las pocas opciones de muchas mujeres. ¿Por qué en vez de gastar tanto dinero en hacer políticas, en reacomodar leyes, adecuar grandes recintos como las guarderías, no utilizan ese dinero en poder conciliar verdaderamente las necesidades de mujeres e hijos privilegiando por sobre todo la necesidad de que este binomio se mantenga unido? ¿Por qué no ajustar el sistema laboral de tal manera que se pueda conciliar la unión mamá-hijo y trabajo,  dando la oportunidad a las madres de trabajar desde casa o de tener jornadas cortas por poner algunos ejemplos? Eso sí que sería equilibrar la fuerza laboral femenina y alcanzar la igualdad de género en el mercado laboral, no construyendo más guarderías. 

El ministro de trabajo de Chile afirma: Este es un beneficio que viene a corregir una serie de distorsiones del mercado laboral, que impiden la participación laboral femenina y que, además, viene a emparejar la cancha para que todos los niños en esa edad tan importante, entre los 0 y los 3 años, tengan el cuidado que necesitan”, y vuelvo a sentir que por el solo hecho de ser mujer y madre soy una “distorsión del mercado” pues mi maternidad me impide brutalmente la participación laboral normal, porque claro, quiero estar con mis hijos!.  Por otro lado no entiendo eso de que emparejar la cancha para que todos los niños en esa edad tan importante (entre 0 y 3 años) tengan el cuidado que necesitan, es decir, ¡¡¿consideran como política pública que el cuidado de una guardería es el óptimo?!!!   El cuidado que necesitan los niños es el de su madre, eso todo el mundo lo sabe, no necesitamos que vengan grandes estudios ni investigaciones extranjeras a decírnoslo.  Las madres queremos cuidar a nuestros hijos, y los hijos que recién venimos a este mundo queremos y nuestro único modo de vida es estar con nuestra madre.  ¿Es tan difícil entenderlo? ¿Es tan difícil adecuarnos a esta necesidad primordial del ser humano?





12 comentarios:

  1. Comparto plenamente tu visión, me encantó tu blog, me alegra saber que somos varias las que nos cuestionamos y tomamos conciencia una vez convertidas madres. Te seguiré leyendo.

    Un gran abrazo,

    Paula, mamá de Antonia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paula!! Me doy una vuelta por tu blog también!!

      Eliminar
  2. Estoy muy de acuerdo con su articulo. Lo único que no comparto es que se refiera a las guarderías como lugares fríos donde no hay cariño y abrazos honestos. Yo soy educadora y durante el tiempo que trabaje con niños pequeños, mis abrazos y mimos fueron con cariño sincero al igual que el trato comprensivo que tuve cuando las mamás tristes me confiaban a sus hijos. No es justo desvalorizar el trabajo de todas las educadoras por alguna mala experiencia que usted haya tenido o por estar en desacuerdo con esta nueva política.
    Saludos :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Mayo, te encuentro toda la razón: no es justo desvalorizar el trabajo de las educadoras - y no dudo que haya educadoras con vocación y convicción- y mi intención en lo absoluto es desvalorizar su trabajo, quizas no me hice entender bien. Mas bien quise decir, y tengo la convicción,de que es el sistema laboral inclusive el que desvaloriza el trabajo de las educadoras, pues por más buena voluntad y vocación que tenga una persona, al sobrecargar de trabajo entregandole 5 o más bebés al cuidado, más todas las otras labores administrativas que estoy segura deben tener que atender y si a eso le sumamos un sueldo bajo, y un ambiente laboral enrarecido por ordenes y evaluaciones de ingeniero comercial, no hay vocación que aguante: la despersonalización y la apatía es un sintoma inminente y comprensible. Sin dejar de pensar en que esas educadoras también acaban de dejar a sus hijos al cuidado de otras. Es un sistema perverso por donde lo mires. Asi y todo estoy segura que habrá educadoras que entregan mucha de su alma en su trabajo y me encantaría pensar que son la mayoría... Gracias por tu comentario!! Un abrazo...

      Eliminar
  3. Muy bueno el artículo,en este momento me encuentro dividida entre quedarme criando a mis niñas de 4 meses y4 años no me gusta la idea de llevarla a una sala cuna. Y no se si dejar mi trabajo

    ResponderEliminar
  4. Lloré mientras leía! Porque no puedo hacerme la idea de tener que llevarlo a una salacuna... No quiero! Y me siento como si estuviera mal querer criarlo yo hasta que vaya al jardín... Yo no fui a salacuna ni a prekinder y no tuve problemas de adaptación ni de sociabilidad... No se que hacer... Estoy entre la espada y la pared... Mi guagua tiene 1 añito y me da pena, me angustia pensar que estará de 8.00 a 18.00 en salacuna!!! Lo siento, pero NO quiero!!!

    ResponderEliminar
  5. Lloré mientras leía! Porque no puedo hacerme la idea de tener que llevarlo a una salacuna... No quiero! Y me siento como si estuviera mal querer criarlo yo hasta que vaya al jardín... Yo no fui a salacuna ni a prekinder y no tuve problemas de adaptación ni de sociabilidad... No se que hacer... Estoy entre la espada y la pared... Mi guagua tiene 1 añito y me da pena, me angustia pensar que estará de 8.00 a 18.00 en salacuna!!! Lo siento, pero NO quiero!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasa lo mismo. Estoy entre la espada y la pared;visité una sala cuna y no me gustó para nada. Pero al mismo tiempo me veo decayendo estresada y me estoy perdiendo como mujer. Necesito ese tiempo para no desaparecer! Pero tampoco quiero dejar a mi niña de 10 meses a cargo de otros. Estoy muy acongojada.Te entiendo mucho.

      Eliminar
  6. Es terrible pensar que debo volver a trabajar y debo obligadamente dejar a mi bebe de 6 meses en una sala cuna al cuidado de extraños..se siente pésimo como madre

    Ely

    ResponderEliminar
  7. Mi bebe lleva en una sala cuna aproximadamente tres meses y al leer esto me puse a pensar. Aunque comparto muchas de tus ideas, también estoy en desacuerdo con otras por experiencia propia. La razón por la cual buscamos una sala cuna con mi esposo es porque el trabaja y yo estudio, no me queda el tiempo suficiente para cumplir con mis obligaciones universitarias con el bebe en casa, eso si, me negué rotundamente a renunciar a todo el tiempo con mi bebe, así que buscamos varias opciones y encontramos una que nos ofrece la opción de solo llevarlo en la tarde, ¡Es simplemente perfecto! Me esmere muchísimo buscando la sala cuna ideal y la encontré, sus cuidadoras son sumamente amorosas, les hacen masajes, ejercicios de motricidad, les enseñan a través de la música, siempre esta limpio y lo mejor aún es que ofrece la opción de acceder a las cámaras en algún momento del día para ver como va todo. Todo esto ha sido muy importante al momento de socializar con otros bebes. En el tiempo que ha estado allá ha avanzado más que otros niños de su misma edad que no asisten a una sala cuna, estoy impactada sobre todos los beneficios que he encontrado, el único contra: No estoy con el 4 horas al día.
    Me gustaría que todas esas madres que se sienten mal por tener que llevar a sus hijos a una sala cuna que se den cuenta que en cierta medida es un gran beneficio. De hecho, es recomendable que así cuides a tu hijo 24 horas al día, le des un espacio semanal a su estimulación temprana.
    Recordemos que de 0 a los 5 años es el momento mas importante de su desarrollo, cuando más aprendizaje pueden adquirir, mas habilidades que pueden disfrutar. Todas, TODAS somos unas madres grandiosas porque vi que todas las que escriben acá se preocupan por el bienestar de sus hijos.
    Mis recomendaciones al buscar una sala cuna son:
    - Asegúrate que las personas encargadas sean profesionales.
    - Pregunta por su plan alimenticio, la preparación de las papillas (En algunas sala cunas te piden que lleves la fruta entera para evitar que la papilla se oxide)
    - Diles que si cuentan con algún medio para que puedas observar a tu hijo desde el trabajo o que si puedes ir a visitarlo sin previo aviso.
    - Marca todas sus pertenencias por las tirillas, evitara confusiones.
    - Te recomiendo sala cunas que no manejen mas de 12-15 niños, cuando son mas es mas complicado por las cuidadoras y no hay manera de garantizar su bienestar.
    - Recuerda que a veces lo mas barato sale caro, los hogares comunitarios que a veces ofrecen este servicio en algunos casos suelen ser descuidados.

    Saludos y espero que les vaya muy bien! Animo,

    ResponderEliminar
  8. no tengo ningún otro apoyo económico mas que el mío, que mas puedo hacer, mi hija y yo no podemos vivir del aire ya somos esclavos del sistema si no produzco no como...tengo que trabajar con toda la pena de dejar a mi bebe aunque se que en la sala cuna la trataran bien (espero)no es lo natural...quisiera estar con ella mas tiempo, eso de la igualdad laboral y realización personal puede esperar

    ResponderEliminar
  9. Demasiado de acuerdo contigo
    Que pena que muchas madres tengan que dejar a sus hijos pequeños en sala cuna
    Lo encuentro terrible de verdad
    No creo que ninguna educadora tenga un lazo emocional como el que tienes como madre
    Lo más triste es que conozco madres que dejan a sus hijos de 8 - 18:00 horas sin tener la necesidad económica solo por realizarse en otras cosas
    Y no creo que una guagua necesite tanto adquirir habilidades a través de estimulación temprana antes de los 3 años
    Con lo que uno hace con sus bebés es más que suficiente
    Yo tengo dos hijos uno de 8 y una bebe de 8 meses
    Crié a mi primer hijo 100 a los 3 iba un rato al jardín
    Y hoy es El Niño más sociable siempre la casa llena de amigos nunca un problema es un hijo tan bueno en todo sentido y creo las consecuencias en nuestra sociedad de los hijos criados en sala cuna por otros prácticamente se verá en muchos años después
    Creo que si uno tiene la posibilidad económica hay que criar uno los hijos
    Para hacer otra cosa yo lo hago de forma independiente o unas horas a la semana etc
    Y de todas maneras debiera cambiar el sistema la laboral como
    En muchos países de Europa con trabajos de 4 horas diarias para las madres
    Cariños a todas las madres que siempre se sacrifican; ya sea dejando a sus bebés o dejando su desarrollo profesional que es mi caso

    ResponderEliminar